Muebles, ideas y muchas historias

Blogs

Receta de Semana Santa.

Se acerca la Semana Santa y con ella esas comidas y dulces que están... "tan malos", como por ejemplo: las torrijas, los caramelos, el arroz con leche... o unos garbanzos con bacalao como los que te enseño hoy.

 

No negareis que dan ganas de darle dos bocaos a la foto nada más verla!. Están riquísimos y aquí va la recetica.

GARBANZOS CON BACALAO (2-3 raciones)

INGREDIENTES:

1 Raspa  con la cola y la cabeza de un bacalao fresco (de 1.5kilos aproximadamente).

1 Ramita de Laurel.

1 Cebolla.

1 Diente de ajo.

1 Tomate.

1 Puerro.

250gr. Garbanzos remojadas (si son pedrosillanos mucho mejor).

Sal, pimienta y comino.

Hacemos un caldo de pescado, poniendo en una olla el bacalao, con las hojas de laurel, el puerro y el tomate. Lo cubrimos de agua hasta que esté todo cocido.

En otra olla sofreimos el ajo y la cebolla cortado en trocitos muy pequeñitos. Seguidamente añadimos los garbanzos que habremos puesto a remojo la noche anterior. Removemos todo con cuidado dejando que se mezclen los sabores. 

Colamos el caldo que hemos cocido, reservado el pescado y las verduras.

Cubrimos los garbanzaos con el caldo del pescado y los dejamos cocer.

Trituramos las verduras que hemos dejado cocer con el pescado y se las añadimos a los gazbanzos, salpimentamos y añadimos un poquito de comino machacado previamente en el mortero, aunque si quieres puedes usar comino molido. (Yo prefiero triturarlo porque a mi parecer aporta más sabor).

Sacar las mollitas de la raspa del bacalao, la cabeza y la cola. Añadirlas al plato por encima justo en el momento de servirlo.

Como siempre os digo, recetas de garbanzos con bacalao habrá mil, esta es mi forma de hacerlo...y esta riquísima!.

Cual es tu forma?

 

 

Categorias: 

Una Minúscula Estrella: Le Jardin Derriere.

Todas las personas tenemos sueños, para unos es un viaje, para otros un trabajo, un coche, una caña de pescar nueva… el mío siempre ha sido tener una tiendecita.

Uno de esos pequeños comercios perdidos en la callejuela de una pequeña ciudad o mejor aún de un pueblecito situado en algún lugar entrañable.

Páginas