Maleta Transformada.

Es una pena que perdiera las fotos con el estado original en el que se encontraba esta maleta. Os aseguro que era mucho peor que penoso!. La típica cosa que ves y ni la miras de asquillo que te dá. Aún así cuando se cruzó en mi camino, ví algo en ella y esa vocecilla interior (que es muy intuitiva ella) me dijo: Cójela! ...verás como en tu cabeza hay algo reservado para ella. Estuvo dando vueltas por el taller mucho tiempo, hasta que por fin le llegó el momento.

 

 

Mientras le quitaba toda la mugre que tenía y la desinfectaba, pensaba en que la utilizaría simplemente como elemento decorativo para montaje de mis bodegones de eventos y escaparatísmo. Pero poco a poco y mientras me contaba sus penas, me dijo que quería seguir siendo útil y continuar descubriendo sitios. Así que se me ocurrió transformarla en una chulísima "maleta de pic-nic".

 

La volví a forrar con diferentes dipos de telas, creando los departamentos necesarios para sujetar el menaje necesario para ir de pic-nic dos personas. 

Tiene capacidad más que suficiente para meter toda la comida, una botella de vino o de agua grande y hasta espacio para guadar una mantita sin necesidad de forzarla para cerrarla. Además es muy práctica porque te la puedes colgar el hombro como si fuera un bolso.

Nos gustó tanto el resultado final que mi hija y yo decidimos quedárnosla y usarla para nuestras excursiones en bicicleta.

Categorias: